NUESTROS ALIADOS

JOSE.jpeg

JOSE LUIS DE GREIFF- DONDE LA ÉTICA CONJUGA CON EL AMOR


A lo largo de mi camino como educador canino, me he encontrado con todo tipo de propuestas que conciernen con el bello mundo de estos seres maravillosos llamados perros, que nos vienen acompañando en nuestra evolución con una lealtad infinita, es allí donde me encontré con un proyecto lleno de amor, ética, profesionalismo y conocimiento llamado FRANK ON THE ROAD LABRADOODLES. Cuando escuché la propuesta de valor y su código de buenas prácticas de este criadero, me llene de ánimo pues siempre he querido trabajar con gente comprometida y amorosa por los animales, encontré que existían políticas de bienestar, trabajo y compromiso con los perros y sus posibles propietarios, al observar el minuto a minuto que se tenía dentro de unas bitácoras previas al proceso de monta quise hacer parte de éste.

Todo comienza con el conocimiento de la raza y la escogencia de hembras y machos con un excelente fenotipo y genotipo, acompañado por unas características emocionales de estabilidad muy altas como los son, la empatía con los humanos, su entorno y un sinfín de habilidades blandas que encontramos en sus personalidades, junto a una caracterización e individualización de la personalidad de cada uno de ellos para que estas sean traspasadas a sus cachorros, al igual que el cuidado de su línea genética; desde éste punto inicia el acompañamiento profesional de un gran equipo de veterinarios, donde desde el examen genético en adelante comienza el proceso de crianza, para ello previamente se alistan sus machos y hembras para las consultas y exámenes pertinentes y así saber si están aptos para la crianza, desparasitaciones, citologías, espermogramas, suplementaciones y cambios de comida, entornos muy tranquilos y controlados para un equilibrio de la madre gestante y así garantizar un proceso físico y emocional muy estable para esa nuevas criaturas.

 

Al nacer también encontramos una bitácora y proceso muy marcado donde el cuidado para éstas nuevas criaturas va desde su pesaje, hasta el control de la temperatura y su entorno lleno de cuidados para una estabilidad emocional y un crecimiento saludable y armonioso; con el transcurrir del tiempo vienen nuevamente los cuidados veterinarios a muy temprana edad acompañado de sus refuerzos inmunológicos y paso a comida especial de una marca con grandes estudios científicos sobre el proceso de nutrición para esta raza de cachorros, de la mano de estos cuidados ya se viene trabajando en su perfilación e individualización de sus características de personalidad, donde mediante ambientes enriquecidos emocionalmente nos tomamos el tiempo para realizar su observación, estudios y evaluaciones donde estos chiquitines deben comenzar a mostrar sus características emocionales, a partir de este entorno enriquecido se da paso a los test grupales e individuales en cada una de sus etapas, siendo muy rigurosos con sus tiempos, allí evidenciamos respuestas sociales, respuestas a estímulos que a futuro harán parte de su cotidianidad y rasgos de su personalidad con el fin de perfilarlos frente a los requerimientos de sus familias los cuales conllevan algunas solicitudes específicas otras mínimas como niveles de energía, calma, adaptabilidad y hasta requerimientos de trabajo dentro de las áreas donde la raza se desempeña o el fin por el cual fue creada. Siempre pensamos en preservar su función zootécnica por ello la rigurosidad en los procesos de evaluación y cuidado, se tiene especial énfasis para no ir a perder su funcionabilidad y así mismo que estos hermosos ejemplares con un alto estándar en la raza terminen en manos de personas que no valoren el trabajo de un perro de servicio.


Después de éste arduo proceso de crianza iniciamos el paso más hermoso que es, donde a partir de todos esos estudios, test y demás evaluaciones del cachorro se realiza una asignación sin parámetros o exigencias fenotípicas tales como colores genero u otros, solo se toman las exigencias y requerimientos de las familias con un fin de apoyo, ayuda o simplemente una hermosa compañía de uno de estos cachorros para cada etapa de la vida del humano que lo requiere o sus posibles apoyos o ayudas que estos les puedan brindar por un tiempo que quisiéramos fuera muy largo, el fin de la preparación de estos preciosos cachorros no es solo la entrega sino una gran experiencia de vida al lado de uno de ellos y es donde este proceso se vuelve gratificante para mí como educador canino, ver como cada uno de estos chiquitines genera vínculos con los miembros de su nueva familia o manada y que a cada uno de ellos le aporta emociones y experiencia inolvidables e inexplicables pues pareciera que tuvieran la capacidad de dar a cada quien lo que requiere y centrarse en quien más lo necesita; allí aparece la magia del primer encuentro mucho tiempo antes a su entrega pues aún no terminan las buenas prácticas, lo que se busca con estos encuentros previos con su nueva familia, es generar un vínculo muy fuerte y una familiaridad para que a futuro la separación de su camada sea lo mas natural y amigable posible pues ya asocia estos humanos con seguridad, resguardo, cuidado y amor por sus contactos previos, los cuales fueron enriquecedores para general el vínculo y poder hacer una separación amorosa y de confianza para este cachorro, siempre pensando en el bienestar de todos.


Y allí no termina todo, dentro de este proceso las madres entran en un etapa de recuperación física y emocional después de su parto y continúan con lo que más les gusta hacer jugar, compartir, socializar y en algunos momentos apoyar en la áreas de la asistencia con perros, y para las más jóvenes educación canina positiva. Había trabajado con varios criaderos y criadores pero nunca la experiencia fue tan gratificante como con el trabajo de FRANK ON THE ROAD LABRADOODLES, pues allí conjuga la dedicación, el profesionalismo y el esfuerzo por hacer las cosas bien dentro del equipo y sobre todo la ética y el amor por lo que se hace y para quienes se hace.

JOSE LUIS GREIFF

(312) 562 2399

profesorguau@gmail.com