En 1.980 Wally Conron creó el Labradoodle F1 para el Royal Guide Dogs en Victoria, Australia. Lo hizo a partir de la petición de una señora invidente en Hawaii, cuyo esposo era alérgico a los pelos de los animales. El objetivo fue criar una raza que no generará alergia ni afectara a las personas con asma y tuviera el temperamento de un perro de servicio. Comenzó con un cruce entre un Poodle Standard y un Labrador Retriever, ya que pensó que esta mezcla podía ser excelente para obtener la combinación perfecta entre el temperamento de un perro guía y el pelaje hipoalergénico.

 

Años más tarde, Tegan Park junto con Rutland Manor continuaron el desarrollo y selección de los ejemplares de la raza y comenzaron con el cruce de otras razas como el Cocker Spaniel Inglés,  el Cocker Spaniel Americano y el perro de Agua Irlandés. Estos aportaron cualidades especiales a la raza para infundir aún más las líneas de mejoramiento con las características deseables de buena salud, gran inteligencia y pelaje hipoalergénico, dando origen al Australian Labradoodle.

 

Los Australian Labradoodle se han establecido como una raza muy solida como resultado del trabajo de diferentes clubes y asociaciones (ALCA, ALAA, WALA) que se han encargado de exigir una crianza responsable con pruebas exhaustivas de salud para los perros reproductores. También se han encargado de establecer un estándar de la raza para evitar desviaciones indeseables que desvirtúen el propósito original, ser un perro con un pelaje hipoalergénico con características ideales para poder llevar a cabo trabajos de terapia y asistencia.

 

A diferencia de los Labradoodle F1, cruce entre un Poodle Standard y un Labrador Retriever, los Australian Labradoodle tienen un enfoque multigeneracional que elimina las características no deseadas. Los criadores de Labradoodle F1 sólo mezclan los ya mencionados, lo cual aumenta la posibilidad de una enfermedad genética. Hoy en día existen numerosas mezclas (Cockapoo, Golden Doodle, Bernes Doodle, Maltipoo, Schnoodle, ect.) lo que ha generado una crisis y graves consecuencias ya que se han realizado con poco conocimiento de genética, enfermedades hereditarias, temperamento y morfología. 

 

 

AUSTRALIAN LABRADOODLES

Los Australian Labradoodle fueron creados con el objetivo de obtener un perro de servicio, y se logró una raza que sobresale debido a su inteligencia, pelaje hipoalergénico, excelente salud y temperamento ideal.

 

CUIDADOS DE UN AUSTRALIAN LABRADOODLE

El pelaje del Australian Labradoodle es muy fácil de mantener, siempre y cuando los dueños se tomen el tiempo para cepillarlo por lo menos dos veces a la semana. Es muy importante asegurarse que el momento de cepillado sea agradable para los perros. No requieren de baños frecuentes, ya que el exceso puede resecar la piel y no dejar ésta mantenga los aceites naturales.

Es una raza que se desarrolla a partir del contacto con las personas, por lo tanto le cuesta adaptarse a familias que se encuentran todo el día fuera de casa, a menos que se consideren opciones de guarderías. Debido a que es una raza activa y energética es muy importante proveerle ejercicio, esto evita los problemas de comportamiento y ayuda a que sea un perro equilibrado.

TEMPERAMENTO

  • El temperamento del Australian Labradoodle es equilibrado y con gran potencial para realizar tareas de terapia y asistencia.

  • Son perros extremadamente inteligentes, sociables, sensibles, alegres y empáticos.

  • Muy fieles a su familia, no son para nada agresivos y conviven bien con otros perros o animales.

  • Son fáciles de entrenar y muy buenos con los niños.

  • Se caracterizan por su buen humor y por su naturaleza fácil de llevar.

  • Son activos y enérgicos, por lo cual es muy importante proveerles ejercicio mental y físico para evitar problemas de comportamiento.

  • Aprenden fácilmente trucos y tareas especiales.

  • Es una raza  que se desarrolla a partir del contacto con las personas.

  • Son muy intuitivos sobre el estado emocional de los miembros de la familia y es esta capacidad de "percibir", lo que ha hecho que los Australian Labradoodle sean excelentes perros para personas con necesidades especiales.

  • Se adaptan fácilmente a cualquier lugar, ya sea ciudad o zona rural.

Consideramos que unas de las razones específicas del éxito de esta raza se debe a los reglamentos que seguimos los criadores preocupados por resguardar la esencia y sanidad de los ejemplares, primando las políticas de control ALCA que ayudan a criar cachorros de calidad tratando de diferenciarse de aquellos que sólo buscan beneficio económico. Este punto tiene un impacto importantísimo en la protección de futuras generaciones.